Hace más de un año, durante la conferencia de Sony en el E3 2016, FINAL FANTASY XV presentó un nuevo tráiler donde, además de presumir de una canción compuesta por Afrojack, también anunció algo un tanto más insólito: el juego tendría su propia experiencia de realidad virtual.

En aquel momento, Hajime Tabata, director de FINAL FANTASY XV, declaró que tenían mucho interés en la realidad virtual y que esto no era más que la muestra de ello. No obstante, la forma en la que pretendían trasladar el universo de este juego a la realidad virtual pecaba de simplona. Pasaron los meses y nunca más se supo de esta “VR Experience” donde únicamente controlábamos a Prompto en un combate contra el Begíclope y en un paseo en coche con Cindy.

Al parecer, este silencio se debía a que el equipo había cambiado completamente la perspectiva con la que iban a abordar el terreno de la realidad virtual por primera vez. Así, un año después de este primer contacto con la “VR Experience” de FINAL FANTASY XV, Square Enix reveló durante la conferencia de Sony en el E3 2017 el juego MONSTER OF THE DEEP: FINAL FANTASY XV.

h1_titleEste nuevo título, adscrito al denominado “FINAL FANTASY XV UNIVERSE”, trasladaba el minijuego de pesca de FINAL FANTASY XV al entorno de realidad virtual. Tras plantearse la posibilidad de que Noctis fuese el personaje controlable de este juego, el equipo decidió cambiar un poco el enfoque y optó por un camino alternativo más cercano al de Hermanos de armas, la expansión multijugador, donde el jugador crea un avatar e interactúa con los personajes del juego.

Dicho todo esto, y tras una introducción algo prolongada (si bien necesaria para que comprendáis los cambios que ha sufrido este minijuego), hablemos de lo que pude probar en la Barcelona Games World.

La demo era bastante sencilla: te encontrabas a orillas de un lago, con Prompto y su inseparable cámara de fotos acompañándote, y tenías que llenar una barra de capturas (que servía más o menos a modo de tutorial). Según el tamaño de los peces que pescaras, la barra se llenaba más. Una vez llena, empezaba lo bueno: de las profundidades del lago surgía una bestia acuática y… adivina quién tenía que darle caza. Todo esto parecía tener algún tipo de historia detrás, aunque era imposible comprenderla ya que Prompto se comunicaba con nosotros en japonés y no había subtítulos para saber qué decía, así que esas interacciones por desgracia se quedaron atrapadas tras la barrera idiomática.

Volviendo a la demostración de marras, lejos de la simplicidad y la calma de la fase anterior, aquí no era suficiente con lanzar el anzuelo y esperar a que picara; no, primero había que debilitar a la bestia. Para ello hacíamos uso de una ballesta, con la que disparábamos a distancia hasta que el monstruoso pez caía rendido al agua, momento en el que teníamos que aprovechar para intentar atraparlo… si es que los controles lo permitían.

Durante la “fase de recolección” no había tenido apenas problemas con los controles. Es decir, la precisión a la hora de lanzar el anzuelo era algo ambigua e imprecisa, pero no suponía un gran problema. Pero, por alguna razón, en la fase del jefe los controles se volvieron locos. Digamos que si hubiera querido tirar el anzuelo al lago de Duscae, probablemente habría acabado en los canales de Altissia. No sé si se debió a un problema de calibración de los mandos, a problemas técnicos de la demo o a mi falta de experiencia en este tipo de juegos (no lo descarto), pero desde luego había algo que fallaba. Por muy frustrante que resultara, finalmente acabé capturando al pez, logrando esa no tan ansiada foto con el premio.

Detalles que se pierden en las mecánicas de un juego anecdótico

motd ffxv

A fin de cuentas, MONSTER OF THE DEEP resultó ser una experiencia mucho más entretenida que aquel despropósito de “VR Experience” que presentaron en un primer momento. Siendo mi primera experiencia con la tecnología de realidad virtual, me fascinó poder admirar el mundo de FINAL FANTASY XV en 360º. Poder seguir el vuelo de un grifo con la mirada, sobresaltarte al ver cómo el pez-bestia se abalanza sobre ti, tener a Prompto a tu lado haciendo comentarios… son detalles muy sugerentes, pero que se pierden en las escasas mecánicas de un juego anecdótico, que se las apaña como simulador de pesca pero cojea como FINAL FANTASY.

Igualmente, no sabremos cómo será el producto final hasta que salga a la venta el próximo 21 de noviembre. ¿Quizá el juego sea más interesante de lo que nos pareció con esta breve demostración? Es posible. En todo caso, si tienes un equipo de PlayStation VR y te gusta el mundo de FINAL FANTASY XV, yo le daría una oportunidad a este nuevo título. Sin embargo, me cuesta imaginar un posible escenario donde MONSTER OF THE DEEP sea cebo suficiente como para hacer que alguien pique en el anzuelo de la realidad virtual.