FINAL FANTASY XIV es el segundo MMORPG más jugado en la actualidad. Contando ya con dos expansiones —obviando el “resurgimiento de sus cenizas” con el lanzamiento de A Realm Reborn en el 2013—, el juego reúne a millones de jugadores de forma diaria. Pese a todo, su idioma y la complejidad de iniciarse en un MMO de esta envergadura amedrenta a muchos jugadores para entrar en su mundo. Por este motivo te explicamos las claves esenciales para que puedas iniciarte en el juego sin ningún tipo de problema.

El punto principal que debería animarte a entrar en Eorzea es su accesibilidad. El juego se encuentra actualmente disponible en PlayStation 4, Windows y Steam y cuenta con jugabilidad cruzada. Es decir, que puedes jugar con un mismo personaje en cualquiera de estas plataformas (siempre y cuando hayas registrado el producto en ellas, claro). Esto se aplica también a su sistema de pago mensual, que permite el acceso desde cualquier plataforma.

9iaUfNqhXG8w8MedXRj7vDR1sQ

A su vez el título cuenta con una versión de prueba que se extiende hasta el nivel 35, sin límites temporales, algo que sirve para que el jugador se haga con su funcionamiento y mecánicas antes de comprar la versión completa. Puedes hacerte con ella desde Steam, PlayStation Store o desde su página oficial en el caso de jugar desde Windows.

Aunque es algo que supone solo con ver su título, su mundo cuenta con un gran número de referencias a la saga FINAL FANTASY. Casi como si fuese una versión expandida del universo genérico de la saga — por no hablar de su trama, que se encuentra al nivel general que hace destacar el resto de sus entregas. No echaréis de menos Moguris, Chochobos, cristales ni, por supuesto, vuestras clases favoritas. Y es que el sistema de clases de FINAL FANTASY XIV se desmarca de otros MMO al permitir utilizar todas las clases en un solo personaje. Es tan fácil como cambiar el arma equipada para dejar de ser un Mago Negro y convertirse en Dragoon. Estas normas se aplican también para las clases no orientadas al combate, como los artesanos o recolectores.

Si el jugar a solas resulta una barrera no hay de que preocuparse. El juego intenta desde un primer momento que el jugador se sienta cómodo, con misiones sencillas y múltiples tutoriales para que pueda adaptarse. Hasta que el mismo no aprende las bases no abre sus puertas a las mazmorras, donde el propio sistema empareja a jugadores que no acudan con un equipo preestablecido. Si aún así lo temes, existe un sistema llamado Mentor System creado para que los jugadores novatos puedan recibir ayuda de su comunidad, que suele resultar amable y acogedora. Si aún así resulta un tema escamoso, no hay problema, hay mucho contenido individual que puede jugarse en solitario aunque el principal consta de múltiples misiones cooperativas.

¿Y que hay del contenido? Actualmente FINAL FANTASY XIV cuenta con un contenido base, A REALM REBORN y dos expansiones, HEAVENSWARD y STORMBLOOD. Son completamente continuativas, por lo que (al menos en cuanto a argumento se refiere) para alcanzar una hay que superar la anterior. Eso supone varias cosas. Y es que para acceder al contenido de las expansiones hay que finalizar previamente la historia principal. Por suerte eso no quiere decir que las zonas iniciales se encuentren deshabitadas, todo lo contrario, siempre encontraréis jugadores con los que avanzar —ya sean de alto o bajo nivel— en cualquier punto del juego. Su sistema de emparejamiento garantiza que los jugadores noveles siempre tengan apoyo para superar las misiones de bajo nivel, sin importar el punto en el que se encuentre el juego.

FFXIV-STORMBLOOD

Entonces, ¿vale la pena hacerse con las expansiones antes de empezar a jugar? Aunque es algo que debe valorar cada uno, el hacerlo tiene ciertas ventajas especiales. Obtener HEAVENSWARD da acceso a la raza Au Ra a la hora de crear el avatar, además de permitir superar el nivel 50 sin necesidad de haber llegado hasta la expansión. Por su parte STORMBLOOD garantiza el acceso a las nuevas clases: Samurai y Red Mage, siempre que el jugador haya alcanzado el nivel 50 con cualquier otra clase, así como permitir alcanzar el nivel 70. Todo esto, de nuevo, sin haber llegado hasta ella. Su precio también compensa, ya que FINAL FANTASY XIV: COMPLETE EDITION se encuentra por debajo de los 40€ actualmente e integra todo el contenido lanzado hasta ahora. Si prefieres empezar con lo único e indispensable siempre puedes hacerte con FINAL FANTASY XIV: STARTER EDITION, que ronda los 10€.

Au_Ra_Renders

Resultará costoso, por supuesto, alcanzar el estado actual del juego en estos momentos, pero es algo por lo que han pasado todos sus jugadores. A favor de esto juegan su jugabilidad e historia, que mantienen atrapado al jugador hasta el final. Si sois demasiado impacientes siempre podéis recurrir a los Tales of Adventure, que permiten saltar la historia base y de la primera expansión y/o subir una clase a nivel 60. Estos objetos solo pueden ser obtenidos desde Mogstation y tienen un coste de 21.75€ cada uno.

Todas estas razones, entre otras que deberás descubrir en tu viaje a Eorzea para evitar spoilers, convierten a FINAL FANTASY XIV en una gran experiencia, cómoda y amena. Esperamos que, si no lo hayas hecho ya, te animes a disfrutar de esta décimo cuarta fantasía final.